20 ago. 2010

Norte de Santander tan solo pide que las promesas se cumplan


Tras revisar un documento del Banco Interamericano de Desarrollo de 1964 uno se queda perplejo por cuanto las recomendaciones y requerimientos son los mismos a los de hoy en pleno siglo XXI.



El director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cúcuta, Pedro Sayago, aseguró que todo eso es la consecuencia de la falta de uniformidad de la Gobernación, las alcaldías y los parlamentarios frente a los mismos objetivos de desarrollo, sin ello dijo no hay nada que hacer.

Sayago dijo que el mejor ejemplo de trabajo y unión lo muestra Santander que cada vez que concreta una reunión la hace con ministros y Presidente a bordo con el fin de concretar obras e inversiones para la región.

“Aquí  el lío es el afán de figurar y precisamente ese es el problema a atacar porque el desarrollo es un carro colectivo que debemos empujar todos. Lamentablemente hay mucho celo político, mucho celo económico y demasiadas ganas de figurar y ahí quedan todos los esfuerzos”, declaró.

Dijo que todas las personas deberían conocer todas las propuestas que se han dado desde los gremios y desde la clase política así como del Gobierno regional y local. “La base es el colectivo político o parlamentario y uno pensaría que así las cosas, todo debiera salir bien”.

Sobre las promesas y la deuda del Gobierno con norte de Santander, el ejecutivo explicó que todo obedece a la complejidad de la zona de frontera en donde convergen todos los problemas.

Indicó que mirando la historia, en Venezuela siempre ha habido incompatibilidad política porque ese país tuvo todo tipo de ideologías las cuales en su momento chocaron con Colombia.

“Algún día los dos países entenderán que son economías que se complementan y que es necesario unir esfuerzos para resolver los problemas de frontera. Es lamentable que no tengamos todo un aparato de logística en todo el comercio internacional y que se siga haciendo el transbordo de mercancías en la calle”, anotó.

Deploró el hecho que el Gobierno o los Gobiernos no hayan visto esas necesidades para subsanarlas y convertirlas en potencias pues con infraestructura y logística correrá el comercio por carreteras óptimas que justifiquen la vinculación de Norte de Santander al desarrollo nacional.

“Nosotros acabamos de ir a Santa Marta con una delegación de la Cámara de Comercio y transitamos por la carretera Cúcuta-Ocaña y Ocaña-Aguachica, lo cierto es que se ha avanzado, pero la vía es terrible. Nos tocó venirnos por Bucaramanga porque hubo un derrumbe y aguantarnos 18 horas en carretera. Todo esto hace pensar que a Norte de Santander le toca formar un bloque común para exigirle al Gobierno que no podemos seguir alejados de la perspectiva de desarrollo”, agregó Sayago.

Dijo que el discurso de la competitividad única y exclusivamente es viable con carreteras y vías de comercio. Le dijo al Gobierno que si bien se entiende que no hay recursos, hay figuras como las concesiones que han coadyuvado con el progreso de varias regiones.

Señaló que Norte de Santander hará una Macrorrueda Internacional de Negocios, pero advirtió que allí tan solo se negociarán productos de industria liviana que se pueden despachar en avión como confecciones y calzado. Aseguró que el gran problema es para los productos de arcilla y el carbón.

“Lamentablemente estamos muy rezagados en materia de desarrollo y el mundo gira sobre el concepto de competitividad”, apuntó.

La Opinión.com


Avanza reunión de junta directiva del Banco de la República sobre medidas para detener caída del dólar


Al rededor de las 8 a.m. empezó el encuentro entre los directivos de la entidad financiera, contando con la presencia del ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry.
El Banco de la República concentrará hoy la atención de los mercados financieros y de los exportadores por el nuevo intento que hará para frenar la caída del dólar.
Sin embargo, sea cual sea la decisión, su espíritu no será el de hacer que la divisa retome un camino de alzas continuas ni sustanciales, sino de aminorar el ritmo de posibles caídas que se puedan presentar en los próximos meses.
Las decisiones que adopte hoy la junta directiva del Emisor se enmarcarán en una tendencia mundial de devaluación del dólar, en la cual Colombia es solo un mercado más que muy poco puede hacer para luchar contra la marea.
Los analistas creen que el Banco de la República utilizará nuevamente la estrategia de compra de divisas, aunque en un monto mayor al utilizado en el segundo trimestre del año. Operadores y analistas creen que el banco central aumentará a 30 o incluso a 50 millones de dólares las compras diarias de divisas en los casi 90 días hábiles que restan del 2010.
Así las cosas, la acumulación adicional de reservas internacionales estaría en un rango de 2.700 a 4.000 millones de dólares, muy superiores a los 1.600 millones de la pasada intervención. En caso de utilizar esa estrategia, el Banco de la República otorgaría, de paso, liquidez en pesos al mercado monetario para atender parte de las necesidades de fin de año.
"Es claro que la compra de dólares tiene como contrapartida un incremento de la liquidez. Esto tiene implicaciones adicionales, pues toca entender la dinámica de la oferta monetaria durante el año.
Generalmente, las necesidades de liquidez son mayores a inicio y a fin de año, por lo que es claro que de una o de otra manera, el Banco de la República debe enviar recursos a la economía en los próximos meses", dice Manuel Felipe García, director de investigaciones económicas de la AFP Skandia. Para otros analistas, si bien la compra de dólares provoca más liquidez, el tema debe manejarse con cuidado para no poner en riesgo el control de la inflación.
Por eso proponen que se utilicen otros instrumentos para absorber buena parte de los pesos que salgan al mercado con la compra de dólares. Una opción es vender parte del portafolio del TES del Emisor, que al cierre de julio sumaba 1,6 billones de pesos. Otra alternativa es subir encajes bancarios para evitar que las entidades financieras tengan mayor poder de otorgamiento de crédito a sus clientes.
Combinación de medidas
Además de las decisiones que adopte hoy el Banco de la República, el Gobierno puede oficializar apoyos para los sectores productivos afectados por la revaluación. El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, dijo que habrá alivios en tarifas de energía y en el tema de aranceles.
 También es posible que el Ejecutivo y algunas empresas estatales se comprometa a mejorar la estrategia de monetización de divisas para evitar que la oferta presione más revaluación.
Portafolio.com

Revelan plan de choque contra desempleo con incentivos tributarios

El ministro de la Protección Social, Mauricio Santamaría anunció el plan de choque que el Gobierno se propone sacar adelante para que la empresa privada cree alrededor de 2,5 millones de plazas laborales y formalice 500.000 trabajadores, lo que permitirá bajar la tasa de desocupación a 8% al final del cuatrienio.
El titular de la cartera de Protección Social insistió en que las mayores ayudas se concretarán en las empresas con menos de 50 trabajadores, donde se presenta el mayor grado de informalidad.
Santamaría insistió en que se cerrará la puerta para evitar que algunos empresarios despidan trabajadores y contraten menores de 25 años para acogerse a los beneficios tributarios y alivios en la nómina.
El Presidente Juan Manuel Santos indicó que la meta de empleo es ambiciosa pero en posible, no en meses, pero sí en algunos años. Insistió en que el Gobierno le apuesta a las empresas que quieren generar empleo formal. "Es cierto que no hay soluciones mágicas", dijo el mandatario de los colombianos.
Indicó que los 3,5 billones de pesos que obtendrá el Estado con el desmonte del 30% de la reinversión de las utilidades se convertirán en capital social y en inversión para la población pobre.
La propuesta
Los estímulos para la formalización de Pequeñas empresas (con menos de 50 empleados) o creación de nuevas empresas, contempla disminuir las cargas económicas de las pequeñas empresas recién creadas, o aquellas que decidan formalizarse. Habrá un sistema progresivo para los pagos de los aportes parafiscales u otros cargos tributarios.
Explica el estudio que en los primeros dos años, estas empresas no pagarán ni aportes parafiscales, ni de renta ni registro mercantil.
En el tercer año, la Empresa asumirá el 50% de estos cargos de ley.

En el cuarto año, la Empresa ya asumirá el costo pleno de este tipo de pagos tributarios.
En cuanto al registro mercantil, las empresas no pagarán el valor del registro al inscribirse, la primera renovación pagará la mitad de la tarifa; la segunda renovación el 75% y de la tercera en adelante el ciento por ciento.

Adicionalmente, habrá coordinación de todos los programas de Desarrollo Empresarial con Cajas de Compensación y Cámaras de Comercio en hacer paquetes de beneficios tangibles. Entre otros, que estas empresas tengan asesorías y acompañamiento de entidades como Sena, Ministerio de Comercio, Colciencias, Ministerio de Agricultura, Bancoldex, para hacerse más productivos y crecer.
Igualmente el proyecto contempla otro tipo de medidas, como eliminar la exención de impuestos sobre Activos Fijos y facilitar la ampliación de contratos de aprendices.
Para todas aquellas pequeñas empresas que empleen a jóvenes menores de 25 años, los parafiscales serán descontables del Impuesto. Estos beneficios serán exclusivos para las empresas que aumenten el número de empleos y que incrementen el valor de la nómina. Sólo aquellas que cumplan con estas dos condiciones, podrán descontar los aportes parafiscales de los jóvenes empleados del impuesto de renta.
Simplificación de trámites para facilitar la formalización en lo tributario, comercio y laboral. Eliminar la tramitología para que las empresas pequeñas puedan formalizarse. La iniciativa contempla que se eliminen ciertas declaraciones tributarias, facilitar el pago de impuestos y simplificar algunos de los trámites para las empresas formales.
Santos explica decisión
"Nuestro país tiene todos los elementos, todas las condiciones, para despegar y convertirse en un milagro económico y social", dijo el Presidente al explicar los alcances del plan que busca reducir la tasa de desempleo a un dígito.
"Todos los que estamos aquí: gobierno, gremios, partidos políticos, tenemos un compromiso con nuestra gente, con todos los colombianos y, muy especialmente, con los más de dos y medio millones de compatriotas que hoy no tienen empleo", dijo Santos.

Le dijo a los empresarios representados los principales dirigentes que "ustedes saben que estamos pidiendo un esfuerzo a sus agremiados en el corto plazo, como por ejemplo no recibir las contribuciones o no recibir los ingresos por el registro mercantil. Van a ser contribuciones que en principio no tendrán, pero que se duplicarán hacia el futuro. Es una buena inversión. Y en esto creo que es bien claro el objetivo de todo este proyecto".

Insistió en que "sólo a través de una economía formal, con más empresas y más cotizantes, vamos a poder sacar el país hacia delante".

Dijo que en la reunión con el Consejo Gremial, todos los gremios, todos, sin excepción, manifestaron su acuerdo, con patriotismo, con visión de futuro, para que comience el desmonte de las deducciones tributarias por inversión en capital, a cambio de realizar programas y establecer estímulos para la generación de empleo".

Anunció que "esos cerca de 3,5 billones de pesos que van a ingresar al fisco por la eliminación de las deducciones al capital se van a convertir en otro tipo de capital; capital social, que es lo que tanto interesa a este país, en inversión en nuestra gente, en más oportunidades".

Insistió en que "con ese mayor ingreso vamos a poder dar otros estímulos tributarios como los que contempla el proyecto de ley que hoy estamos presentando; ya no enfocados en el capital sino en el trabajo, que es el gran reto que tenemos todos los colombianos".
Santos recordó a congresistas, empresarios y dirigentes gremiales que "la meta de empleo que nos hemos fijado es ambiciosa, pero estoy seguro de que es posible, no en unos meses, pero sí en unos años, si buscamos esos objetivos todos unidos: crear por lo menos 2,5 millones de nuevos empleos y formalizar otros 500 mil. Son palabras mayores, pero estoy seguro que esos objetivos los vamos a lograr".

"No estamos condenados a tener que convivir con tasas de desempleo de dos dígitos. Me rehúso a creerlo. Y mucho menos con tasas de desocupación por encima del 23 ó 24 por ciento para nuestros jóvenes, como la que hoy afecta a los menores de 25 años. 
Por eso vamos a enfocar la ayuda en crear empleo para esos muchachos que por primera vez salen a la vida laboral", dijo el Mandatarios de los colombianos.

Indicó que el proyecto de ley que se presenta ante el Congreso es una herramienta jurídica muy importante para que esa gran meta de crear por lo menos 3 millones de empleos formales pueda ser posible en los próximos cuatro años.
El Espectador.com