11 dic. 2010

Superfinanciera, decidida a poner freno a abusos que cometen bancos

Superfinanciera dice que los bancos no deben cobrar cuota de manejo de tarjetas de crédito si el usuario no las utiliza.
Tampoco deben fijar condiciones que  aten al cliente a un producto
por un tiempo fijo.


La Superintendencia Financiera está decidida a ponerles freno a los abusos que comenten los bancos y otro tipo de instituciones del sector con sus clientes en la prestación de varios de sus servicios.

El propósito es evitar que las entidades impongan a los usuarios condiciones absurdas para obligarlos a cumplir con determinados compromisos para prestarles un servicio o permitirles acceder a un producto determinado.
Para ello, se están analizando varios tipos de contratos, que incluyen las que el superintendente Financiero, Gerardo Hernández, califica como ‘cláusulas abusivas’ contra los intereses de los clientes.


Esas condiciones están en varios de los documentos que los bancos obligan a firmar a los usuarios y sobre las que muchas veces no les advierten por anticipado.


El organismo de control tiene detectadas varias prácticas irregulares, por ejemplo, el cobro de cuotas de manejo de tarjeta de crédito, pese a que su propietario no la haya utilizado.


Otra práctica considerada abusiva es obligar al cliente a tener una cuenta de ahorros por un plazo mínimo determinado, antes de que ésta se pueda cancelar.


“Detectamos un producto en el que las personas empiezan a hacer aportes en el año para tener derecho a participar en unos beneficios que ofrece la entidad. Por ejemplo, yo hago aportes mensuales de 100.000 pesos y tengo derecho a participar en unas rifas de recursos o de otro tipo de cosas. En ese contrato me dicen que, si yo me retiro antes del tiempo al que me había comprometido, voy a perder toda la plata que había aportado en ese fondo. Ese tipo de cosas terminan siendo tremendamente lesivas para mí, como consumidor financiero”, dice Gerardo Hernández.


Cobros indebidos


Un tema que inquieta a muchos usuarios es su derecho a prepagar un crédito antes del tiempo establecido, pero se encuentran con que el banco los multa si hacen esa operación.


En el caso de los préstamos de vivienda, los prepagos se pueden hacer sin que la entidad financiera pueda imponer sanciones al usuario.
Para otra clase de créditos, depende de las condiciones pactadas en el contrato.


No obstante, los bancos tampoco pueden excederse en las sanciones a los clientes.


“Desde el punto de vista del deudor, lo que nos interesa es que la penalidad tenga una relación razonable con el contrato. Si me están diciendo que, como penalidad, tengo que pagar lo mismo que me habría costado mantener el crédito durante el tiempo pactado inicialmente –por ejemplo, tres años– pues claramente eso no es correcto”, dice el Superintendente Financiero.
La Superfinanciera está haciendo un barrido por todas las instituciones vigiladas para detectar otro tipo de irregularidades que estarían afectando a un número importante de usuarios del sistema.


Hernández dice que muchas de esas prácticas ya fueron erradicadas en el mundo y, por eso, se trabajará para que desaparezcan de la banca colombiana en el menor tiempo posible.


Anunció que en los primeros meses del 2011 se expedirán las resoluciones correspondientes en las que se concretará esa nueva estrategia dentro del marco de la política de protección al consumidor financiero.


Las tarifas siguen inquietando a clientes

Los cobros que los bancos y demás entidades hacen a sus clientes por servicios como las cuotas de manejo, las chequeras o los retiros siguen causando malestar entre los clientes.


Según la Superfinanciera, en el tercer trimestre del año las quejas por este concepto superaron los 25.000 casos, para un aumento del 48 por ciento frente al mismo período del 2009.


En un documento reciente de la Asociación Bancaria, el gremio asegura que los costos de la banca colombiana se comparan favorablemente con los de un conjunto de países de la región e incluso están por debajo de naciones como Chile, España y Argentina.


Sin embargo, el mismo estudio revela que eso no se aplica para todas las tarifas, pues el costo del manejo de la tarjeta débito en la banca nacional es el segundo más caro de la región (6.217 pesos en promedio mensual), después de Brasil.


En el Congreso de la República cursa un proyecto de ley que busca imponer topes a las tarifas de los servicios financieros que, en muchos casos, se consideran exorbitantes, pero aún no ha sido sometido a votación.
La Superintendencia Financiera dice que las tarifas deben surgir de la libre competencia del mercado.


Banqueros dicen que se necesita transparencia

Directivos de entidades financieras dijeron que hay voluntad para que la relación son sus clientes sea cada vez más transparente a fin de mejorar las condiciones del negocio.


Santiago Perdomo, presidente del banco Colpatria, dice que las normas vigentes están orientadas a que en los contratos haya normas claras para usuarios y entidades, pero advirtió que también es necesario fortalecer las campañas de educación financiera a los clientes para que entiendan la manera como funcionan las operaciones del sector.


Frente al tema del no cobro de la cuota de manejo si el usuario no utiliza el plástico, dijo que es un tema a revisar porque, al fin y al cabo, los cupos aprobados consumen capital.


Letra menuda


La Superintendencia Financiera también quiere obligar a las entidades vigiladas a expedir contratos con letras más legibles para evitar confusiones entre los usuarios. Las pólizas de seguro son ejemplos claros de la letra menuda que hay en ese tipo de documentos y que los usuarios no acostumbran a leer. Por eso, a la hora de reclamar el pago de un siniestro el asegurado se lleva sorpresas desagradables, pues es común que la póliza adquirida no cubra lo que el cliente cree.




Para abogados de un banco y la Superfinanciera, estas serían algunas prácticas que pueden ser consideradas abusivas:


CONDICIONAR BENEFICIOS

Inducir al cliente a tener más productos con el banco, como requisito para conceder ventajas que no se deben condicionar, entre ellas el beneficio de cobertura de tasas de interés para vivienda, costo que asume el Estado.

CAMBIOS
EN los CONTRATOS


Que el cliente acepte cualquier modificación del contrato, de forma unilateral por parte de la entidad y sin previo aviso.

MULTAS POR LOS PREPAGOS

El cobro de multas por el pago anticipado de créditos comerciales diferentes a los de vivienda. En éstos últimos la sanción está prohibida.


FACTURAR SIN REVISAR 

No informarle de forma clara al usuario lo que se le va a cobrar y comenzar a facturarle.


COBRANZA INDELICADA

Tareas de cobranza inadecuadas, como las llamadas los fines de semana, en horarios no hábiles y en tono de amenaza.


CANCELACIÓN SIN DAR AVISO 


Anulación de la tarjeta de crédito por parte del banco, sin avisarle al cliente las razones de la decisión.


 El Tiempo. com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opinión nos interesa