15 nov. 2010

Asotiendas superó la barrera de los 1.000 afiliados en Cúcuta.

La Asociación Nacional de Tenderos y Comerciantes (Asotiendas) superó la barrera de los 1.000 afiliados en Cúcuta.

Cientos de ellos asistieron en la tarde de ayer a la fiesta del tendero  y se reunieron en un estacionamiento de la  Nueva Sexta.

Estuvo Laura Graciela Flórez que maneja una tienda desde hace 27 años, en el barrio El Contento.
 
El rostro se le iluminó para agradecer que el negocio le ha dado de todo. “La vida, mejor dicho”, dijo la comerciante.

Sus cinco hijos se educaron con el producido de la venta de pasteles, leche, mercado y licores. “Todos son profesionales”, declaró orgullosa.

El sitio de encuentro lo enmarcaron la tarima principal, las zonas de esparcimiento para niños y los puestos de las empresas proveedoras.

Orlando Duarte Camacho, director ejecutivo de Expotiendas,  expuso la meta de ampliar la red de tenderos afiliados en los distintos rincones de Norte de Santander.

Aseguró la posibilidad de favorecerlos con mejores precios para los artículos que expenden, al adquirirlos al por mayor y en grupo con otros negocios similares.

El tendero está en todos los estratos sociales. Al decirlo, Duarte, quien es hijo de un dueño de tienda, resaltó que Asotiendas tendrá sede en la bodega 36 de la Nueva Sexta. 

Contarán con un centro de negocios donde conocerán las promociones que los grandes surtidores ofrecen a ese importante componente de la cadena comercial.

Ciro Alfonso Quintero iba rumbo al punto central de la fiesta y se detuvo a conversar para comentar la falta de préstamos que les garantice más capital de trabajo disponible.

“Cuando llega el vendedor a hacerle el pedido, a veces uno se abstiene de solicitar ciertas cantidades, porque no hay la suficiente plata comprarla. Los créditos serían un buen chance para estar bien abastecidos de mercancías”, relató.

En su negocio localizado en el barrio San Martín el fiado es solo para algunos clientes confiables.

Veinte calendarios lleva Quintero con la tienda. “Eduqué a mis hijos con mi negocio. Mi señora y yo hemos vivido de eso. Nos estamos volviendo viejitos y con la tiendita ahí”.

Unos 15.000 tenderos de Bogotá, Cali, Bucaramanga y Cúcuta conforman Asotiendas, destacó el presidente Ramón Pérez.

Los describió como trabajadores sociales por excelencia, pues desde temprano en la mañana, hasta muy tarde por la noche están sirviéndole a sus vecinos.

Duarte lo reforzó con el siguiente comentario: debe estar presto a cualquier hora para atender a la gente. Si a las 2:00 de la mañana llega alguien por una cura adhesiva, él se levanta y la vende. 

“Todos los afiliados a Asotiendas Colombia tienen derecho a vincular a su núcleo familiar (Plan Pos) el que puede estar integrado hasta por 10 personas”, reveló.

Los afiliados tienen derecho a una póliza de seguro de vida para amparar la muerte e incapacidad total y permanente a través de una alianza con Seguros La Equidad.

Pérez planteó la urgencia de acceder a líneas de financiamiento. “Muchos venden al fiado, anotando en el cuaderno o en el cartón de los cigarrillos, esperando de buena fe, sin pedir Datacrédito, tarjetas o fiadores y a ellos sí les venden a contado”, explicó.

La  Fundación Mundial de la Mujer aprobó una línea para los tenderos. Se trata de un crédito rotativo de $200.000 mensuales para capital de trabajo, durante cuatro meses. 

Colombia, junto con México, es de los pocos países de la región donde la cultura de tienda se encuentra tan arraigada, según Ignacio Gómez Escobar, estratega en mercadeo.

La Opinión.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opinión nos interesa