6 ago. 2010

Propuesta de paridad cambiaria encontró eco en la frontera

La posibilidad de que el Banco de la República asuma la compra de los bolívares en la frontera al precio del dólar oficial en Venezuela, tiene buena acogida en la frontera.

El Gobernador de Norte de Santander, William Villamizar Laguado, propuso durante la instalación de la ‘Macrorrueda de Negocios’, ayer, en el Club Tennis de Cúcuta, que el Gobierno Nacional estudie la posibilidad de que el Banco de la República pueda comprar los bolívares al precio del dólar oficial en el vecino país, lo que permitiría una regulación del cambio de la divisa y posibilitaría la reactivación económica de la frontera.

El presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción del Estado Táchira (Fedecámaras Táchira), José Rozo, saludó la iniciativa, explicando que poner el bolívar en su justo valor sería una decisión política importante y de gran impacto en la reactivación económica de la frontera del Táchira y Norte de Santander.

“Realmente iría a recuperar los miles de empleos que se han perdido y a fortalecer los empleos que se mantienen en el comercio formal”, destacó.

En 1983 un bolívar costaba $16 y en la presidencia de Luis Herrera Campins, hubo una gran devaluación y el bolívar pasó de un día para otro a 0,50 centavos de peso, recordó José Rozo.

La administración de Norte de Santander de ese entonces, en conjunto con las fuerzas políticas de la época, diseñaron una propuesta al Banco de la República y éste mediante una taquilla especial única recibía los bolívares que circulaban, lo que permitió que el bolívar se recuperara y llegara a los $8.

Cuando hay un compromiso de palabra entre los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos, de retomar las políticas de integración, “sería interesante que el gobierno de Norte de Santander y la dirigencia del Táchira, generen  la propuesta de opinión, en el sentido de que una de las medidas que debería tomarse desde el punto de vista político binacional, sería un convenio entre el Banco de la República de Colombia y el Banco Central de Venezuela, de tal suerte que se creara una especie de Cámara de Compensación para retomar el tema cambiario y poner el bolívar en su justo valor. Si se tomara el precio referencial del dólar de 4,30 en Venezuela, el bolívar se ubicaría en $2,50”, según Rozo.

Agregó que desde el punto de vista político los beneficios serían el fortalecimiento de los  gobiernos porque tendría un impacto favorable y los pueblos lo reconocerían así.

La ganancia social sería una revaluación de los ingresos  de las personas y en lo industrial y comercial se aumentaría la producción y se vendería más, permitiendo aliviar la carga social a los dos gobiernos.

Así mismo, se recuperaría la soberanía económica “porque no se puede seguir indolentes a que una economía interfronteriza sea manejada mediante la manipulación de la moneda”.

Para el venezolano sería una revaluación tácita de los ingresos y algunos bienes y servicios que no se consiguen en Venezuela, particularmente en el Táchira,  podrían ser adquiridos en el área metropolitana de Cúcuta. Lo anterior aliviaría al gobierno venezolano porque ante la escasez de algunos rubros de la cesta básica, los tachirenses los podrían comprar en el otro lado y esos alimentos podrían ser redireccionados hacia otros estados con mayores necesidades.

Desde el punto de vista de la distribución de alimentos subsidiados del gobierno, desaparecería el contrabando hacia Colombia, así como la salud se descongestionaría al bajar la demanda de esos servicios que generan los colombianos.

Se estarían beneficiando los estudiantes venezolanos que están en las universidades colombianas como la de Pamplona, que en la actualidad tienen dificultades para  pagar los semestres por el diferencial cambiario, según el dirigente gremial, y se le pondría freno a muchas irregularidades como las falsas remesas, el contrabando de combustibles y de alimentos, trayendo a la formalidad a esa masa que hoy está inmersa en esas actividades, según el dirigente gremial. 

“Pensamos que lo propuesto por el Gobernador de Norte de Santander es el camino verdadero que permitiría estabilizar la balanza comercial interfronteriza y sería beneficioso para todos los interesados”, según José Rozo.

Dijo para finalizar que los cancilleres de Venezuela Nicolás Maduro y de Colombia María Ángela Holguín, podrían desde ya iniciar un trabajo a corto plazo, para que esa propuesta se convierta en una acción política de los presidentes Chávez y Santos a fin de devolverle la estabilidad social y económica a las fronteras que han sido vulneradas y desestabilizadas por las posturas antagónicas de Caracas y Bogotá.

La Opinión.com

1 comentario:

  1. ESTO SERIA MUY BENEFICIOSO Y JUSTO TANTO PARA LOS COMERCIANTES DE CUCUTA,CUYO COMERCIO ESTA TOTALMENTE DECAIDO,COMO PARA LOS HABITANTES DE LOS ESTADOS FRONTERIZOS DE VENEZUELA. CREO QUE EL SR. GOBERNADOR DE N. DE SANTANDER DEBE LIDERAR ESTA ACCION PARA QUE SE REALICE LO MAS PRONTO POSIBLE

    ResponderEliminar

Tu Opinión nos interesa