30 jul. 2010

El Presupuesto general de la Nación para 2011 sería de $147,3 billones


El crecimiento del proyecto es de apenas 2,5 por ciento y con ello se busca bajar el déficit de 4,4 del PIB a 3,9. Con ese monto, 134,5 billones de pesos se financiarán con recursos de la Nación.
Apretón del cinturón, principalmente en la inversión, es la tendencia que seguirá el país en el 2011, según lo plantea el Proyecto de Presupuesto radicado ayer por el Gobierno Nacional ante el Congreso de la República.
La cifra, de 147,3 billones, registra un crecimiento de tan sólo el 2,5 por ciento frente al que se está ejecutando en la actualidad, que fue aprobado por 143,7 billones de pesos.
Del nuevo monto presupuestado, 134,5 billones se financiarán con recursos de la Nación y los restantes 12,8 billones con recursos de los establecimientos públicos.
Los tres grandes rubros que ser repartirán la torta serán los gastos de funcionamiento, que se llevarán una tajada de 84 billones de pesos; para inversión sólo contemplan 25,6 billones de pesos, aunque la cifra registra un crecimiento de 3,5 por ciento con respecto al 2010, y los 37,7 billones restantes serán para el servicio de la deuda, según explicó Fernando Jiménez, director de presupuesto del Ministerio de Hacienda.
Llama la atención que entre los muchos sacrificados que en el próximo año tendrán que ajustarse el cinturón están Acción Social, que registra un decrecimiento del 17,7 por ciento; el sector agropecuario, que bajó en 14,5 por ciento; ambiente y vivienda, que bajó en 15 por ciento; ciencia y tecnología, que se sacrifica en 10,3 por ciento, y empleo público, que baja en 3,1 por ciento.
Particularmente los sectores agropecuario y de vivienda son dos de los que el Gobierno electo ha planteado como 'locomotoras' para empujar el crecimiento económico del país y el empleo.
Al respecto, el Director de presupuesto explica: "El ajuste fiscal es necesario. Estamos bajando el déficit de 4,4 del PIB a 3,9. No es una lectura caprichosa que hacemos del escenario fiscal, sino una lección aprendida: el no haber bajado el presupuesto al ritmo que se cayeron los ingresos durante 2009 y 2010 llevó a un mayor endeudamiento.
Había que hacer sacrificios para tomar el rumbo que lleve a la sostenibilidad de las finanzas públicas en el mediano y largo plazo".
Jiménez argumenta que el Gobierno actual es consciente de que se trata de sectores que el Gobierno electo ha diseñado estratégicamente, lo que implica que "tendrán que idearse nuevas estructuras de financiamiento o de recomposición del gasto, derecho que les asiste, para adecuar el gasto público a las estrategias de crecimiento y jalonamiento de la economía".
Según el Ministro de Hacienda, el presupuesto 2011, que será de estabilidad macroeconómica, "Se programó para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas para contribuir a crear las condiciones adecuadas para que los mercados desarrollen todo su potencial".
Portafolio.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opinión nos interesa