24 ago. 2010

Por el 4 por mil caímos al mercado bancario de 1940': Asobancaria


Crecimiento económico actual es poco y la intervención del Emisor no es suficiente para frenar revaluación: en vísperas de la convención bancaria, Presidenta del gremio hace su diagnóstico.
Los banqueros colombianos decidieron recibir al nuevo Gobierno con un ataque frontal al impuesto del cuatro por mil a las transacciones financieras.
Ante la negativa del gobierno Uribe de desmontar ese gravamen -instituido en la administración Pastrana para ayudarles a los bancos a afrontar la crisis de finales de los 90- los banqueros aspiran a que el nuevo Gobierno sí tome la decisión de acabar con ese impuesto.
Durante la Convención Bancaria que se desarrollará esta semana en Cartagena, los banqueros le dirán al Ejecutivo que elimine el gravamen por considerarlo nocivo para el sector y para los usuarios.
En opinión de la presidenta de la Asobancaria, María Mercedes Cuéllar, la economía colombiana va por buen camino, aunque el crecimiento actual es aún demasiado pobre.
Señaló que hay elementos sobre los cuales se debe tener máximo cuidado para evitarle mayores problemas a la recuperación. Puso como ejemplo la caída del dólar que, según señala, afecta a buena parte del sector productivo.
Advirtió que las intervenciones del Banco de la República no serán suficientes para evitar la caída del dólar.
Sobre el 4 X 1.000, Cuéllar dice que el impuesto estimula cada vez más el uso del dinero en efectivo, lo que significa una alta desintermediación del sistema.
Según la Dian, en el 2009 los contribuyentes pagaron 3,12 billones de pesos por ese gravamen y en el primer semestre de este año la cifra ascendió a 1,55 billones.
María Mercedes Cuéllar dice que el mercado monetario colombiano está hoy en niveles de hace 70 años en cuanto a la relación que hay entre el efectivo y los medios de pago.
"Uno de los problemas grandes que tiene el sistema financiero es el cuatro por mil, lo cual ha llevado a que el uso del efectivo en Colombia sea demasiado alto y eso es muy costoso para todos. Hoy en día, la relación que hay entre efectivo y medios de pago es igual a la que había en 1940. No se puede creer que la economía se haya desintermediado tanto", dice la presidenta de la Asobancaria.
El impuesto a las transacciones financieras se creó con una tarifa del dos por mil a finales de los 90.
María Mercedes Cuéllar señala que el tributo está frenando el crecimiento de la economía y los recursos que se dejarían de captar por esa vía se lograrían con un mayor aumento del PIB.
'Una carga violenta'
"Todos los gobiernos dicen que van a quitar el impuesto porque son concientes de lo malo que es. Además, es una carga tributaria violenta porque si se tiene un cuatro por mil con una inflación de 30 por ciento y los intereses bancarios son altos, pues el impuesto es una mínima parte de la rentabilidad. Ahora bien, cuando se tiene una tasa de interés del 3 por ciento, al usuario le quitan casi medio punto con el tributo y queda la sensación de que eliminaron todo el rendimiento con hacer cuatro o cinco transacciones".
Los banqueros también le plantearán en su convención anual al nuevo Gobierno que elimine la tasa de usura por considerar que desestimula la asignación de crédito.
La presidenta de la Asobancaria señala que las tasas de interés están a la baja y en ese contexto no tiene sentido mantener un tope máximo como el que opera en Colombia.
Portafolio.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opinión nos interesa